Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar esta web, recoger y analizar datos de acceso y uso,
incluir funciones sociales y compartir. Si continúa navegando, consideramos que acepta. Para cambiar la
configuración u obtener más información:

 

Que las estadísticas de solicitud de patentes son un termómetro de cómo va la economía de un país es un lugar común aceptado en la mayoría de foros. Sin embargo, es interesante analizar cómo, frente a los sensibles datos de mejoras de la economía registrados en los últimos tiempos (retroceso paulatino del paro, el gráfico de sierra que dibuja el PIB español desde el inicio de la crisis o la recuperación del turismo) los datos de registros de patentes nacionales siguen retrocediendo.

 


El ejercicio 2015 se cerró con el peor dato desde que se iniciara la crisis en 2007-2008. En ese ejercicio se alcanzaron las 3.783 solicitudes presentadas directamente en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). Si cerramos 2016 con “sólo” un rebaja de 1000 patentes menos, habrá quienes los cualifiquen de “éxito”.

Los datos actuales de registro de patentes directas nos hacen retroceder hasta las cifras alcanzadas en 1999

La abrupta contracción del volumen de patentes solicitadas deberíamos asumirlo como un gran déficit para la economía española, que ha visto que:

  • En menos de 10 años el registro de patentes nacionales ha caído un 24%, pasando de los 3.783 (dato de 2008) registros directos a 2.882 (dato del cierre de 2015).
  • Desde 2008, no ha habido ningún ejercicio en el que se hayan dado muestras de recuperación; es más se mostrando una caída sostenida de la inversión pública y privada en patentes.
  • El ejercicio actual no es más esperanzador y, si durante el primer semestre las solicitudes de patentes nacionales crecieron un 0,21%, los dos últimos meses los datos se han precipitado para situarse un 1,4% por debajo del nivel del año pasado en estas mismas fechas.
  • Los datos actuales de registro de patentes directas nos hacen retroceder hasta las cifras alcanzadas en 1999 (recuerden que eso era el siglo pasado).

20160920 patentes bajan

 

La esperanza se halla en las otras tipologías de protección

Si ponemos en contexto este dato con el resto de las principales posibilidades de protección que ofrece la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) veremos que:

  • Los modelos de utilidad se hallan a nivel de 2007, aunque es revelador que la crisis haya servido para frenar la caída que venían experimentando entre 1997 y 2009.
  • Los diseños industriales crecen significativamente, entre 2008 y 2011 (cuando pasan de 10.373 a 18.594), pero se mantiene prácticamente planas desde entonces.
  • Las marcas y signos distintivos inician su recuperación en 2009 después de una severa caída de casi el 30% en los dos primeros años de crisis. En 2014 alcanzan el nivel de 2003.

En el análisis del global da datos, aunque la situación da muestras de cierta recuperación, para los expertos en patentes, el ininterrumpido retroceso de las patentes nacionales viene a representar la contracción en materia de I+D+i nacional.