Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar esta web, recoger y analizar datos de acceso y uso,
incluir funciones sociales y compartir. Si continúa navegando, consideramos que acepta. Para cambiar la
configuración u obtener más información:

 Muchos emprendedores tienen la impresión de que, hoy en día, en un mercado globalizado y atacado por la piratería no es viable proteger una marca mediante sistemas legales que aporten suficiente garantía. Todo lo contrario, es cada vez más importante, pues es la regulación lo que permite a las empresas protegerse realmente y anticiparse a los problemas que la mala praxis puede provocar. Este artículo va dirigido a todos aquellos que, en algún momento, han minusvalorado el papel de la protección de las marcas.

Registrar una marca permite hacer frente a las copias, los fraudes, los usos indebido y, por extensión, también los litigios con garantías. Pese a que esta idea es compartida por muchos, lamentablemente, tan solo el 40,7% de las pymes españolas afirma haber registrado sus marcas, invenciones o diseños, según el Informe ePyme 2011 de Fundetec.

Vaya por delante la idea que todo emprendedor debe tener en cuenta que la protección de las marcas beneficia a todas las empresas, no solo las grandes pues, en la realidad comunicacional de hoy, la identidad de la marca se construye en la intersección entre lo que nosotros decimos que somos y lo que la sociedad piensa que somos. En esta intersección hallamos el valor de las marcas.

El registro de la marca es la mejor protección contra copias, fraudes de marca y usos indebidos.

UNA ERA SOCIAL DE LAS MARCAS

Pero hay un elemento más que, en la sociedad de las redes sociales y la comunicación inmediata emerge con más fuerza: vivimos en una era en que las marcas empiezan a actuar como lo hacemos cualquiera de nosotros virtualmente. Tienen su avatar, tienen su entorno propio en las plataformas sociales y, en cierto modo, desarrollan un carácter —identidad— muy claramente diferenciada.

En este entono, hoy la marca va más allá de un logotipo o una expresión o unos colores corporativos, la marca es uno de los activos más importantes del negocio pues en ella descansan los valores por los cuales nuestros clientes nos eligen. ¿Qué empresa no desearía proteger la parte que legalmente si puede de un tesoro tan tangible en sus cuentas de resultados?

 

La marca patrimonio empresarial a proteger 2

 

La protección de las marcas beneficia a todas las empresas, no solo las grandes, también a emprendedores y pymes.

¿POR DONDE EMPEZAR?

Ya hemos dicho que solo un 40,7% de las empresas registran y, como consecuencia de estas bajas cotas de penetración de la praxis recomendable, muchas empresas acuden a las agencias especializadas porqué descubren, después de iniciar su actividad, que la marca por la que han apostado ha sido ya registrada previamente por otra persona o entidad. Por este motivo, si eres emprendedor y estás iniciando el ejercicio de tu proyecto, verifica en Patentes y Marcas que tu marca está disponible. SI no está, regístrala ya.

Para su registro es importante incorporar un conjunto de información adicional, más allá de la marca, el logotipo y el branding que lo acompaña, incluir también productos y servicios, pues es la protección que el registro nos brindará frente a competidores del sector, y otros que no lo son.

Cabe recordar que el registro dota al propietario y titular de la marca el derecho exclusivo de usar la citada marca y prohíbe a terceros la utilización sin su consentimiento. Para muchos es una medida tranquilizadora, también, pues son medidas de salvaguarda que abren las puertas a una protección más eficaz y una defensa más ágil.

ALGUNOS CONSEJOS

  • Facilita el registro que los nombres de la empresa y la marca coincidan, pues primero registrar la empresa con un nombre propio (por ejemplo) y luego crear un nombre artístico luego buscar un nombre artístico.
  • El registro o la patente protegen y no existe una alternativa a estos. El registros Mercantil no protege, solo inscribe.
  • Sin la protección de marca el proceso de internacionalización será más complejo, dado que la marca protegida también es una garantía para entrar en otros mercados o ser reconocido por socios.
  • Es importante también realizar una búsqueda en internet para buscar que cases dominios disponibles con la marca que deseáis registrar.

El sistema de protección de marcas y invenciones es una garantía que durante siglos se ha mostrado eficaz y continúa siéndolo. Es importante confiar en este mecanismo que funciona y ha protegido a empresas, empresarios y innovaciones desde hace más de 500 años.