Si hay un público deseable para cualquier marca esos son los millennials. Estos jóvenes exigentes se han convertido en el objeto de deseo de cualquier marca pero llegar a ellos no es tarea fácil.

Sin embargo, hay quien ya lo ha conseguido y YouGov da buena cuenta de ello a través de su BrandIndex en el que muestra no solo cuáles son las marcas mejor consideradas por los millennials sino aquellas que han mejorado su reputación entre esta audiencia.

Así, en cuanto a aquellas compañías mejor valoradas por los jóvenes consumidores, parece que el mundo digital domina con YouTube en primera posición, Facebook en segunda y Google cerrando el podio.

Amazon se sitúa en el cuarto puesto aunque los almacenes Walmart ocupan la quinta posición. Netflix, Instagram, Apple, Wikipedia y Visa cierran el top 10.

Pero también encontramos otras conocidas marcas como la tecnológica Samsung, Snapchat o Twitter.

La sorpresa la encontramos a la hora de comprobar qué empresas han mejorado su imagen y es que, a pesar de todo pronóstico, sobre todo teniendo en cuenta los últimos acontecimientos, Uber ha conseguido ser la marca que más ha mejorado para el público millennial, aumentando 8,2 puntos.La sorpresa la encontramos a la hora de comprobar qué empresas han mejorado su imagen y es que, a pesar de todo pronóstico, sobre todo teniendo en cuenta los últimos acontecimientos, Uber ha conseguido ser la marca que más ha mejorado para el público millennial, aumentando 8,2 puntos.


Instagram también destaca con un incremento de su reputación de 6 puntos, los mismos que Lyft y muy cerca de Snapchat que consigue un incremento de 5,6 puntos.


“La presencia de marca en esta lista que no existían hace 10 o 15 años sugiere que, para los millennials, lo más importante es que la marca sea relevante y que resuene con cualquier grupo de consumidores. Por lo que, si la marca no aporta valor, no importa”, explica Ted Marzilli, CEO de YouGov BrandIndex.

most improved 20


De esta manera, puede que los millennials no se comporten igual que otras generaciones en cuestiones políticas o sociales pero, en lo que a rascarse el bolsillo respecta, todo parece indicar que hay más similitudes que diferencias.
Ahora el reto para las marcas es, para Marzilli, “a medida que la gente madure, ¿se quedarán con ellos y seguirán cómodos con esa idea a lo largo del tiempo o esas marcas acabarán siendo algo que “hacía cuando era joven”?”.

[ver noticia original]