Tras años de juicios, sentencias y apelaciones, es posible que la saga judicial entre Apple y Samsung haya tocado final. El Tribunal Supremo de Estados Unidos escuchó los alegatos de la filial americana del gigante coreano y en una decisión unánime de ocho votos contra ninguno, ha decidido que las patentes con las que Apple ganó el juicio inicial, no pueden aplicarse al dispositivo completo, y por lo tanto, la multa no podría decidirse a tenor del valor total de los iPhone que definían las patentes.

La decisión de la Corte supone un gran revés a Apple, devolviendo la causa a una corte de menor rango donde el veredicto y la multa tendrán que ser reconsiderados de nuevo con esta decisión en mente. Es la primera vez que esta instancia de la justicia estadounidense acepta dictar sentencia sobre patentes de diseño en 120 años, según Reuters."

"Samsung podría ahorrarse gran parte de los 538 millones de dólares de la multa"

En 2012, Apple consiguió que la justicia estadounidense le garantizase 930 millones de dólares como multa a Samsung por diversas infracciones de 11 patentes de diseño relacionas con el iPhone y varios smartphones de Samsung. El caso fue prontamente apelado por los coreanos, que consiguieron ver reducida la multa en mayo de 2015 hasta 538 millones.

Ahora, incluso estos 538 millones están en peligro. La cantidad total podría ser ampliamente reducida, como quería Samsung, que argumentaba que el coste de la multa no puede ser valorado sobre el total del precio de venta del producto afectado, tan solo sobre los componentes en concreto. Con la aprobación del Tribunal Supremo, en Samsung pueden respirar tranquilos, al menos durante unos meses, hasta que el juicio prosiga, de nuevo, en una corte menor.

[VER ARTICULO ORIGINAL]